¿Cómo celebrar la Navidad en Familia?

Por Viviana Martinez

La celebración de un cumpleaños siempre es ocasión de alegría, de dar gracias a Dios por las bendiciones recibidas, de celebrar con los seres más queridos, de compartir y rememorar momentos importantes de nuestra vida. En pocos días celebraremos el nacimiento del Niño Jesús, ocasión para tener estas mismas disposiciones y reunirnos en familia a festejar a quien es nuestro Reconciliador.

Al contemplar en el pesebre a Jesús, María y José, la sagrada familia de Nazaret, se nos proponen también como ejemplo y modelo de toda familia, donde se transmite, custodia y desarrolla la vida cristiana. Un pequeño santuario de la vida, donde se cobija quien es el Camino, la Verdad y la Vida.

Pasar una Navidad diferente no es tan complicado como podríamos pensar. Muchas veces el verdadero sentido de la Navidad se pierde entre los mil pendientes que tenemos al final de año, y el nacimiento del Niño pasa a ser una envoltura de regalo. El Nacimiento del Niño Jesús es tan importante en la fe de todo cristiano, que debe ser el acontecimiento central del año, y por eso es la mejor ocasión de celebrarlo en familia, con aquellos que están a nuestro lado, esforzándonos por pedirle perdón a aquellos familiares y amigos con los que nos hemos alejado, guardando un hermoso recuerdo de aquellos que no están ya con nosotros.

Cómo celebrar la Navidad en FamiliaVivamos la Navidad en familia, es el mejor regalo que le podemos hacer al Niño Jesús. Aquí algunas recomendaciones:

1. Nos preparamos para celebrar la Navidad con el Adviento. Este tiempo previo al nacimiento del Nino Jesús es un tiempo dedicado su dulce espera. Es un momento de gracia que prepara nuestro corazón para recibirlo en nuestra vida. Acude a los Sacramentos, principalmente a la Reconciliación y a la Liturgia de Adviento. En la Nochebuena trata de asistir a la Misa de Gallo. Invita a tu familia para decorar el árbol de Navidad y poner el pesebre, que un miembro de la familia se encargue de averiguar el verdadero sentido de los símbolos que utilizamos en Navidad y con ese propósito reúnanse a orar alrededor del pesebre.

2. Reunidos en torno al pesebre ¿Qué vemos? La familia de Nazaret nos habla de amor, humildad, sencillez, confianza y unidad entre otras cosas. Pidamos al Niño que nos traiga estas bendiciones para nuestra familia. En el pesebre vemos a una Madre confiando en las promesas de Dios, a un padre abierto a las necesidades de su familia y a un Niño que confía y espera. Conquistemos esas gracias para nuestra familia, concretamente reviviendo tradiciones como las posadas y la pastorela. A los niños- y por qué no también a los grandes- les encanta disfrazarse y el espacio de la casa puede ser el lugar para la posada que puede compartir con otras familias también.

3. Los regalos son expresión de la alegría que nos causa el acontecimiento de la Navidad. Para marcar la diferencia reúnanse los miembros de la familia y piensen en alguna familia que esté pasando alguna necesidad. Adopten a esa familia y preparen una canasta con los alimentos básicos o típicos de las fiestas, también podrían pensar en algunos obsequios para los más chiquititos y si la necesidad es espiritual ofrecer acciones concretas por ellos por ejemplo el rosario u otra oración. Otra alternativa podría ser que juntos como familia participen en alguna actividad a beneficio de alguna institución. Por ejemplo, el Centro San Juan Diego está recolectando juguetes para entregárselos a los niños de familias de escasos recursos.

4. Los saludos de Navidad deberían reflejar el verdadero sentido de la Navidad: Ya sea en Facebook o en las típicas tarjetas de saludo, no se olvide de incluir la imagen del nacimiento del niño Jesús. A los niños les encanta el correo. Enviar y recibir felicitaciones es parte de la ilusión de esta época. Aunque la familia viva cerca, podemos hacer (o comprar) tarjetas navideñas y enviárselas. Podemos pedirles que nos correspondan y hacer un mural con los saludos. Este detalle reflejará lo mucho que nos quieren y la felicidad que nos desean. Los padres deberían escribir una carta de Navidad a sus hijos, y estos deberían escribir una carta también, una dedicada a su mamá y otra a su papá, que muestre el inmenso amor que se tienen y los desafíos a los cuales se enfrentaron en el año.

5. Si hay algo que les encanta a los niños son las fiestas de cumpleaños y que mejor que celebrar el cumpleaños del Nino Jesús. Prepare un pastel o bizcocho dedicado a Jesús ¡Cómo les gusta a los niños ayudar con los ingredientes y decoración! Pinten un cartel que diga “Feliz Cumpleaños Jesús” y canten las “Mañanitas” o el Cumpleaños Feliz y todos apaguen las velitas. Tenga preparada una bandeja con papeles y lápiz para que cada miembro escriba lo que quiere ofrecerle de regalo al Nino Jesús, como por ejemplo una oración, ofrecimiento, resolución concreta, etc. Luego canten villancicos reunidos alrededor del pesebre y que cada miembro “arrulla “en sus brazos al Niño Jesús.

como celebrar la navidad en familia6. Esta es una dinámica para después de la cena y antes de abrir los regalos. Para esta actividad se necesita tener un Niño Jesús de cualquier tamaño. Ponga en una bandeja o plato 25 tarjetitas (o según el número de invitados) junto con la imagen del Niño Jesús. Las tarjetas contiene citas bíblicas. Cada persona invitada toma una de las tarjetitas y ya todas repartidas, se van leyendo empezando con la número uno y así sucesivamente. Luego de leer la cita bíblica, entre todos deberían concluir de qué forma se puede concretar el mensaje de la tarjeta. A la persona que le llegue a tocar la tarjetita que dice: “Me quedo contigo”, se lleva el Niñito Jesús a su casa y se queda con El por un año. Así se va creando una hermosa tradición, pues cada año, se vuelve a repetir la dinámica.

Pongamos los medios concretos para tener ese encuentro con el Niño Jesús que nace, preparemos el corazón para que en él ponga su morada y ojalá cada miembro de la familia pueda vivir la Navidad plenamente. ¡Feliz Navidad!.

.

.

.

Fuente:   http://www.vivaenfamilia.com/